Mashiaj y el Templo (Hekal)

Cuando nuestro Rabino Maran Yeshúa HaMashíaj fue empalado,  la tierra tembló y el velo del Templo se rasgó de arriba hacia abajo. Sin duda  que esto tiene mucho significado, junto con los extraños milagros que rodean al  Templo después de su muerte. Durante los doscientos años previos al 30 EC,  cuando el sumo sacerdote seleccionaba a una de las ofrendas, lo hacía por medio  del azar, pero a partir del año 30 EC y durante los siguientes cuarenta años,  de manera consecutiva la suerte del sumo sacerdote caía siempre sobre la  ofrenda Azazel en primera instancia. Las probabilidades de que esto ocurra son  5,479,548,800 a una. La ofrenda de Azazel siempre fue seleccionada en primer  lugar, contrario a todas las leyes de la probabilidad. ¡La ofrenda Azazel cayó  cuarenta veces de manera consecutiva, del año 30 al 70 EC!

Esto no es todo, durante cuarenta años y de forma  consecutiva, el cordón rojo atado a la puerta del Templo y Azazel no se volvían  de color blanco. El segundo milagro del cordón rojo también ocurrió en el mismo  lapso de tiempo. Cada año el listón rojo cambió su color a blanco hasta el año  30 EC, cuando el cordón carmesí no cambió de color hasta la destrucción del  Templo.

El Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia hablan de  los milagros extraños que acontecieron. El Talmud de Jerusalén dice: “Durante  los cuarenta años previos a la destrucción del Templo, la luz occidental salió,  el cordón carmesí se mantuvo en su color carmesí y la ofrenda de HaShem siempre  estaba en la mano izquierda. Las puertas del Templo se cerraban por la noche y  al levantarse por la mañana se encontraban abiertas de par en par.” (Jacob  Neusner, Yerushalmi, p.156-157). [El Templo fue destruido en el año 70 EC]. Un  pasaje del Talmud de Babilonia dice: “Nuestro sabios enseñan: Durante los 40  años previos a la destrucción del Templo, la ofrenda de HaShem no estaba en la  mano derecha, tampoco el cordón de color carmesí cambió su color a blanco, ni tampoco  brilló la luz occidental y las puertas del Hekal [Templo] se abrían solas.”  (Versión Soncino, Yoma 39b).

El pueblo judío comenzó entonces a creer que sus pecados  habían sido perdonados durante un año más cuando el cordón carmesí se volvía  blanco. Notaron incluso que la ofrenda escogida por Shimeon [Simón] algunas  ocasiones caía sobre Azazel y en otras ocasiones por HaShem. También notaron  que el cordón algunas ocasiones se volvería blanco y en otras no. Los judíos  comenzaron a creer que si el cordón carmesí se volvía blanco, entonces sus  pecados serían perdonados por un año más. Esta es la forma en la OU (Orthodox Union) explican estos  rituales:

“Los ojos de todo Israel estaban sobre el servicio del  kohen gadol, que comenzaba al atardecer. Si tenía éxito, había entonces  expiación para todo Israel. Cuando el servicio de kohen gadol se había hecho de  manera correcta, el perdón para todo el pueblo de Israel era notorio para que  lo pudieran ver. Entonces, el kohen gadol ataba un cordón de color rojo entre  los cuernos del chivo expiatorio. Otro cordón era atado alrededor del cuello  del chivo que había sido reservado para la ofrenda de pecado, para que de esta  forma no se mezclara con el resto de chivos que serían ofrendados durante el  resto del día.”

El cordón usado para el chivo expiatorio sería  posteriormente cortado en dos, una de ellas permanecía en los cueros del chivo  y la otra mitad colgaba de la apertura del pasillo de conduce al Santuario para  que todos pudieran verlo. En los años en los que la avodah era aceptada por  HaShem y se había concedido el perdón para todo Israel, ambas partes del cordón  se volvían de color blanco como la nieve, esto, en armonía con el versículo:  “Aunque sus pecados sean como escarlata, Yo los haré blancos como la nieve.”  [Yeshayahu / Isaías 1:18]. Posteriormente, todos veían el perdón de HaShem y los corazones  del pueblo se regocijaban.”

El siguiente milagro que las autoridades judías reconocen  es que las puertas del Templo se abrieron durante cuarenta años, comenzando a  partir de año 30 EC. La principal autoridad judía de la época, Yojanán ben  Zakai, advirtió a los judíos de una muerte inminente y de que el Templo sería  destruido.

El Talmud de Jerusalén comenta: “Dijo Moréh Yojanán Ben  Zakai al Templo: ‘Oh, Templo, ¿por qué nos asustas? Sabemos que al final serás  destruido’, por lo que dice: “Abre tus puertas, O Levanon, para que el fuego  pueda consumir tus cedros.”” [Zacarías 11.1] [Sota 6:3].

El cuarto milagro también sucedió en el mismo periodo de  tiempo y es que cada noche, durante 40 años [es decir, más de 12,500 noches  seguidas], la Menora del Templo salía por voluntad propia. Los levitas tomaron  sus precauciones en vano.

El Sanedrín fue juzgado y desterrado y ese mismo año, en el  30 EC, tuvieron que abandonar la Cámara de piedras de Cantera, cerca del Lugar  Sagrado del Templo, que era su lugar oficial de reunión. Esto fue cerca de 37  metros al sureste de la entrada del Lugar Santo. En el año 30 EC, el Sanedrín  tuvo que reubicarse a un lugar llamado “El Lugar de Comercio,” mucho más al  este y un lugar de menor importancia. El hecho de ser forzados a moverse de una  zona hermosa, magnífica e impresionante en el Templo a un lugar mucho menos  hermoso, de poca estima y menos reverencial, debió de haber sido “degradante”.  El Talmud afirma: “Cuarenta años antes de la destrucción del Templo, el  Sanedrín fue desterrado (de la Cámara de piedras de Cantera) y se sentó en la  Estación de Comercio (en el Monte del Templo).” [Shabat 15a].

¡Esto sucedió cuarenta años antes  de la destrucción del Templo, es decir, en el año 70 EC — y fue en el año 30  EC, es decir, en el mismo año de la muerte y resurrección del Mesías! ¿Por qué  el Sanedrín tuvo que ser movido el mismo año en que nuestro Rabino, Maran  Yeshúa HaMashíaj fue empalado? ¿Podría ser debido a los daños causados por el  terremoto asociado con la muerte de nuestro bendito Rabino Yeshúa HaMashíaj?  [Mateo 27:51]. ¿Habrá sido un castigo por su complicidad en la entrega de  nuestro Rabino, Maran Yeshúa HaMashiaj a los romanos y su condena a la muerte? ¿Será esto la evidencia  palpable del desacuerdo de HaShem con sus acciones?

Antes de la guerra con Roma, Josefo nos dice, el Sanedrín  tuvo que mudarse de nuevo. Esta vez se trasladaron a una zona fuera del  complejo del templo, en una parte ordinaria de Jerusalén — actualmente, es un  lugar al oeste del Templo cercano a un edificio llamado Xystus [ver Flavio  Josefo, La guerra de los judíos, V, 4, 2). ¡Qué degradación y humillación!

La prueba histórica es irrefutable. Maran Yeshúa es real y  va a regresar, ¿estás listo para luchar contra los enemigos de HaShem, volver a  construir el Templo (podría ser como un segundo Januca),  tienen emuna (confianza) en El?

¿De verdad quieres Mashíaj ahora?

 

Besorah Ha Tora es un lugar donde el Judaísmo bíblico es celebrado, donde los Judíos y no Judíos desarrollan y donde ellos pueden encontrar camaradería y satisfacción en ser Judíos. Bnei Anusim (Judíos Marranos – Judeoconverso) son bienvenidos, asi como otros descendientes de Judíos, no-Judíos son bienvenidos. Diga no a la Asimilación, si a la vida de Torá en Rabeinu Yeshúa Melej HaMashiaj.

Comentarios

2 Responses a “Mashiaj y el Templo (Hekal)”

  1. Ruben Ramos en ט׳ בתמוז ה׳תשע״ב (June 29, 2012) 12:36 pm

    Baruj HaShem esta parasha ha sido de bendicion y me gustaria recibir las parasha semanales. Que el Eterno Aba les de su Shalom

  2. Marta Ramirez en ה׳ באייר ה׳תשע״ג (April 15, 2013) 10:57 am

    Por favor envieme sus Parashat semanales